Your address will show here +12 34 56 78
Consejos auditivos

Para muchas personas, acostumbrarse a su primer audífono es algo traumático.

La mayoría de la gente espera demasiado tiempo antes de adquirir su primer audífono y a menudo han olvidado cómo es una audición normal.
Debido a esto, las voces y los ruidos del tráfico, por ejemplo, a veces parecen demasiado altos cuando se utiliza un audífono por primera vez. Normalmente, los sonidos son muy diferentes cuando se comparan con una audición normal.

A continuación, encontrará algunos consejos para las personas que empiezan a utilizar audífonos por primera vez.

  • No se puede comparar los audífonos con las gafas. Cuando utiliza gafas por primera vez, puede ver la diferencia al momento, pero con los audífonos uno debe acostumbrarse a la audición de forma distinta.
  • No está de más practicar para ser un buen usuario de audífono. Esto significa que debe seguir utilizando el audífono y no quitárselo cuando comience a irritarle. Es necesario que mantenga un diálogo continuo y adecuado con el audiólogo y el proveedor. Cuanto más les cuente sobre sus experiencias al usar el audífono, mejor se le podrán ajustar.
  • El ajuste de los audífonos es un proceso prolongado. Cuando esté más familiarizado con su audífono, puede, por ejemplo, decirle al proveedor que un determinado sonido parece como si estuviera demasiado cercano a usted. El distribuidor puede ajustar entonces los audífonos con mayor precisión y como consecuencia funcionarán mejor.
  • La utilización de audífonos por primera vez es también un proceso psicológico. No está de más comentarle al personal del hospital sus expectativas y sus experiencias.
  • Es una buena idea tener un objetivo personal y un plan de acción: De qué debe ser consciente y las diferentes expectativas en diferentes periodos, etc. Esto le será de bastante ayuda para acostumbrarse a utilizar los audífonos, tanto física como mentalmente.
  • Hable con otras personas que sufran problemas de audición y que utilicen audífonos. Es muy probable que tengan muchas experiencias que compartir con usted.
0

Sin categoría
La pérdida de audición puede tener diversas consecuencias. Las reacciones varían de un individuo a otro, pero la mayoría de las personas con discapacidad auditiva experimentan problemas sociales, psicológicos y físicos como consecuencia de la pérdida de audición.
Consecuencias de la pérdida de audición

La pérdida de audición no tratada es principalmente la que genera muchos de estos problemas. Entre las consecuencias psicológicas se incluyen desde la vergüenza y los problemas de concentración hasta la depresión y la baja autoestima. Las consecuencias físicas pueden variar desde dolores de cabeza y tensión muscular hasta estrés y aumento de la presión arterial. Asimismo, la pérdida de audición sin tratar provoca también consecuencias sociales como aislamiento y problemas de comunicación.

La pérdida de audición no solo tiene consecuencias individuales

En Europa, la pérdida de audición no tratada cuesta 213 mil millones de euros al año. Dependiendo del grado de la pérdida auditiva, el coste social varía de 2.200 a 11.000 euros por persona al año. Estas cifras no incluyen la pérdida de ingresos y pérdida en recaudación de impuestos por desempleo o jubilación anticipada debido a la pérdida de audición.

Más información

En esta sección hemos recopilado una serie de artículos relacionados con la pérdida de audición y las consecuencias para el estado de bienestar del individuo, la población activa y la sociedad en general.

0

Consejos auditivos

¿Qué causa pérdida de audición? Una de las principales causas de la pérdida de audición es el envejecimiento. Otra de las causas más comunes es la exposición al ruido.

Tarde o temprano todos perderemos la capacidad de audición. La pérdida de audición es una consecuencia natural del envejecimiento. La capacidad de audición empeora a partir de los 30-40 años y al alcanzar los 80, más de la mitad de las personas sufren una pérdida de audición significativa. A pesar de ello, más de la mitad de las personas con deficiencias de audición están en edad laboral.

Otra causa muy común de la pérdida de audición es la exposición al ruido.

Más tarde o más temprano todos perdemos capacidad auditiva.

La pérdida de audición es una consecuencia natural del envejecimiento. La capacidad auditiva empeora a partir de los 30-40 años, y al alcanzar los 80, más de la mitad de las personas sufren una pérdida de audición significativa. A pesar de ello, más de la mitad de las personas con deficiencias de audición están en edad laboral. Obtenga más información sobre la edad y la pérdida de audición.

Otra causa muy común de la pérdida de audición es la exposición al ruido.

Vivimos en un mundo ruidoso. El ruido puede proceder de nuestro entorno laboral o por una exposición voluntaria al mismo, por ejemplo, el ruido de los motores, o la música muy alta en conciertos, locales nocturnos, discotecas y equipos de música con o sin auriculares. Además, el uso cada vez más común de los reproductores MP3 puede causar daños auditivos. Estos aparatos pueden llegar a producir niveles de sonido muy elevados, y el usuario pone en peligro su audición al exponerse a un nivel de decibelios excesivamente alto. Obtenga más información sobre el ruido y la pérdida de audición.

La pérdida de audición también puede producirse por una enfermedad, infección o consumo de medicamentos. Puede ser hereditaria, o como resultado de daños físicos en los oídos o lesiones graves en la cabeza.

Pérdida de audición conductiva y pérdida de audición neurosensorial

La pérdida de audición puede ser conductiva o neurosensorial. Algunas personas sufren de ambos tipos, lo cual se conoce como pérdida de audición mixta.

Causas de la pérdida de audición súbita

Las causas de la pérdida de audición súbita son muy variadas. Entre algunas de las posibles causas de la pérdida de audición súbita se encuentran las infecciones virales, tumores, traumas acústicos y consumo de medicamentos.

Causas de la pérdida de audición en niños

La pérdida de audición en niños puede ser hereditaria o puede producirse por enfermedades o lesiones.

0